domingo, 14 de enero de 2018

Gandhi Di Job




Se trata nada más y nada menos que del ganador de las dos últimas ediciones del Gran Premio José Pedro Ramírez (G1).

Nacido en 2013 y brasileño de origen, pero “made in Uruguay” desde sus comienzos en las pistas, este hijo de los norteños Job di Caroline y Fidelidad supo ser el mejor exponente de la generación de machos de su temporada, al obtener resonantes victorias en el Gran Criterium (URU G2) y el Gran Premio Nacional –Presidente Jorge Batlle- (URU G1) en el año 2016.
Tras ganar el “Ramírez” en 2017, representó a Maroñas en el Gran Premio Latinoamericano (G1) que se celebró en marzo en el hipódromo chileno de Valparaíso, terminando a ocho cuerpos y medio del ganador Sixties Song.

Luego compitió tan solo dos veces más durante la pasada temporada, finalizando tercero en el Gran Premio General Artigas (URU G2) en abril y reapareciendo con un lejano quinto puesto en el clásico Pablo Gelsi y José M. Ferro (L) disputado a mediados de noviembre.
Pese a esta última floja performance, su entrenador Jorge Firpo, su jockey Fabián Píriz y todos los allegados al stud La Fe, soñaron con ganar por segundo año consecutivo la carrera más importante del calendario clásico uruguayo y lo lograron.

Cabe consignar, que a lo largo de toda la historia del turf nacional, solo siete ejemplares lograron repetir victorias en un “Ramírez” y cinco de ellos de manera consecutiva: Camors (1892-1893), Amsterdam (1912-1913), Buen Ojo (1920-1922), ¡Socorro! (1935-1936), Romántico (1939-1940), Sestao (1961-1963) y por último, Hielo (2014-2015).

En el siguiente link, vemos a Gandhi di Job obteniendo el “Ramírez” de 2017:  goo.gl/hesSVJ

Hipódromo de Maroñas


By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

viernes, 12 de enero de 2018

Crisis del Turf: Cuando pase la tormenta, ojalá que no se haya llevado todo




"El Juego tiene un Cártel de no más de “quince varones” y un mercado de menos de diez mil personas. El Turf en la Argentina, tiene una tradición de más de ciento treinta años."


A finales de pasado año, el Hipódromo de San Isidro, dispuso que este 2018 sería obligatorio, un pago de mil pesos, por cada spc inscripto para correr, con destino al uso de los servicios veterinarios y exámenes antidoping. La medida, despertó el rechazo de la Gremial de Profesionales del Turf, que derivó en un llamado a “no anotar”. Y cuando parecía que había una tregua, una suspensión parcial de citado pago y el establecimiento de una mesa de diálogo, sucedieron los hechos del pasado viernes en San Isidro y la suspensión definitiva de la reunión del día.

Comenzó una suerte de cruce de comunicados, por parte del Hipódromo de San Isidro/Jockey Club Argentino, la Gremial de Profesionales y la Asociación de Propietarios.

Cuando uno analiza los hechos, no puede escapar a dos circunstancias del pasado reciente. Por un lado, aquel famoso dicho de los años noventa: “Ramal que Para, Ramal que desaparece” y reconvertirlo en “Hipódromo que Para, Hipódromo que Desaparece”. Y por el otro, la situación del Jockey Club de Montevideo, de aquellos mismos años, que derivó en el cierre del Hipódromo Nacional de Maroñas, la caída del mismo en estado de ruinas, el sufrimiento del turf uruguayo y el milagro que significó, el llamado del Estado y la iniciativa privada, a darse la mano y que un 29 de junio de 2003, registró el hecho histórico de la Reapertura. Pero los Milagros, suceden una sola vez. Porque si se repitieran, dejarían de ser Milagros.
Acabamos de llegar de Montevideo, de vivir un nuevo día de fiesta, con la disputa del Gran Premio José Pedro Ramírez y el aperitivo de lo que será, en marzo, la llegada del (GP) “Latino” a la casa donde un 1 de marzo, pero de 1981, empezó a escribir su larga, rica y por épocas, complicada, historia.

La situación del Turf Argentino, hace un tiempo atraviesa cuestiones complejas. El status del Hipódromo Argentino de Palermo y el aporte de los slots, a sus premios hípicos, en contraposición de los Hipódromos de San Isidro y La Plata, y el Fondo de Reparación de la Ley del Turf, que administra la Lotería de la Provincia de Buenos Aires. Como si esto fuera sencillo y poco, hay que sumar la siempre conflictiva relación de los hipódromos centrales, con el juego clandestino. Y si faltara una perla para el collar, el permanente incremento de las situaciones de doping.

En el cuarto país del mundo, productor de Caballos de Carreras y en la cuna de Yatasto, Bayakoa e Invasor; donde alguna vez vivieron y visionaron los Lotero, Blaquier y Ceriani Cernada, hoy asistimos perplejos, al achique del Haras La Quebrada, la desaparición de La Biznaga y el estado de penurias de decenas y cientos de establecimientos de cría y prestigiosos alquimistas de la genética líder de América Latina.

El otrora prestigioso turf del interior argentino, en donde un día debuto un tal “Candy Ride”, antes de llegar a Palermo, después a Estados Unidos y hace unos días, alcanzó uno más, de los tantos galardones que acumula en su gloriosa vida; vive hace muchos años, las mismas miserias de “los centrales”, y lucha a brazo partido, en un final cabeza a cabeza, que lo mantenga en carrera o transforme sus circos hípicos en escenarios de recitales de cantantes extranjeros.

Hace un tiempo, alguien hablaba de unirnos todos en busca de un futuro mejor. El país conoce la frase histórica de quién dijo que “no nos estamos peleando, sino reproduciendo”. Sea que estemos más juntos o que definitivamente, seamos más, no hay dudas que el Turf necesita una transformación.

Ya es conocido que la Asociación de Hipódromos dejará de administrar las agencias de apuestas, y una gran parte de las casas de juego de la Provincia de Buenos Aires y de Entre Ríos, Corrientes y Rosario, se aprestan a modificar sus estructuras societarias. Le seguirán, Mendoza, Córdoba y el resto de la Provincia de Santa Fe.

El conflicto de (el Hipódromo de) San Isidro y La Gremial, terminará con poco, con mucho o con nada, como resultado, pero de lo que no tengo dudas, es que terminará con mas heridos que triunfadores.

Si el guiso tenía más agua que fideos, la Señora Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, no encontró mejor momento, que en medio de sus vacaciones activas, salir a arremeter contra el Turf y el Juego, como si todo fuera lo mismo o una cosa, consecuencia de la otra.

El juego, tiene un Cártel de no más de “quince varones” y un mercado de menos de diez mil personas. El Turf en Argentina, tiene una tradición de más de ciento treinta años, nació con Carlos Pellegrini, creció y se impuso en el continente y en el mundo, a fuerza de triunfos, y es la fuente de trabajo legítima de más de medio millón de argentinos, en forma directa y de otros dos o tres millones de personas, en forma indirecta.

Alguien creerá que suma votos, atropellar contra el juego; desconociendo que lo que la ley prohíbe, la clandestinidad multiplica. Alguien creerá que es más importante “quitarle una pantalla” a diez mil personas; aunque en el camino, queden los empleos de quinientos mil, un millón o más personas.

Parafraseando a Bertolt Brecht, Alguna vez empezaron a perderse “los propietarios de los caballos de carreras”, pero como yo no era propietario, no me importó. Alguna vez empezaron a cerrarse los Haras, pero como yo no era criador, no me importó. Alguna vez empezaron a perder su trabajo los periodistas de Turf, pero como yo todavía escribía, no me importó. Si no empiezo a ocuparme, alguna vez nos vamos a quedar sin Turf Argentino, y el mundo dejará de sorprenderse, como lo hizo cada vez, que sangre pura de carreras, con un mandil con la bandera celeste y blanca, cruzó primero el disco y puso la chapa de su número en lo más alto del Marcador.

Por Marcelo Silva Larregui -
Foto Gustavo Duprat - TodoGalope /
DINGNews.com 08/01/2018

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

COMUNICADO DE PRENSA - UTTA

 


En relación a los recientes sucesos de público conocimiento que motivaron a la suspensión de la actividad en el hipódromo de San Isidro el viernes 5 y el miércoles 10, y que en forma posterior generaran la conformación de una supuesta “unión de todos los sectores” de la industria hípica, nuestra institución se manifiesta de la siguiente manera:  La mesa de trabajo que dicen que quedó conformada con fecha 9/1/2018 no representa los intereses de la actividad del turf en su totalidad, sino a un grupo reducido de profesionales autónomos del sector. No buscan proteger los derechos de los trabajadores y trabajadoras de nuestra industria, sino meros intereses individuales y localizados solamente en la zona norte de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal.


Ninguno de sus participantes ha tenido consideración ni manifestado las preocupaciones ni la agenda de prioridades de los trabajadores, trabajadoras, hipódromos, jockey clubes y demás instituciones de la industria hípica del interior de nuestro país. Ni siquiera los de la totalidad de la provincia de Buenos Aires. Centenares de ellos, en cada uno de sus profesiones y oficios, están involucrados directamente cada semana de los programas de Palermo, San Isidro y La Plata.

Los trabajadores de la industria hípica no son trabajadores rurales. Es otro grueso error de los que dicen representarlos, y manifiestan una supuesta preocupación por la actividad hípica, desconociendo sus particularidades y especificidades. 

Como se sabe, los trabajadores y trabajadoras de la industria hípica son representados por esta Unión de Trabajadores del Turf y Afines, tal como lo establece su personería gremial, en todo el ámbito del territorio argentino. Eso incluye, por ende, a la provincia de Buenos Aires, donde además de hipódromos de turf hay otros de trote, campos de pato y haras, que también pertenecen a la actividad.

Desde la UTTA apoyamos y celebramos la decisión de las autoridades gubernamentales de construir la actividad hípica desde otro lugar, optimizando los recursos que conlleven a lograr los objetivos iniciales que tiene la Ley 13.253 en la provincia de Buenos Aires. Y, como siempre, nos encontramos a disposición de todas las autoridades y gobiernos provinciales y locales del país que tengan intenciones de conformar una verdadera mesa interjurisdiccional de trabajo, en pos de lograr mejoras reales y posibles para toda la actividad, preservando las fuentes de trabajo de un sector con mano de obra irremplazable. 

Que el objetivo del trabajo conjunto sea el reconocimiento, inclusión y dignidad de los trabajadores y todos los actores de la industria hípica.

Consejo Directivo de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines.

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco






UNIÓN DE TODOS LOS SECTORES DE LA INDUSTRIA DEL TURF EN BUSCA DE SOLUCIONES

 




Siendo el día 9  de Enero de 2018, a las 13.00 horas, nos hemos reunido en la sede de APHARA, buscando llevar adelante acuerdos en beneficio de la industria hípica, el Secretario General del Sindicato del Personal Mensual Hipódromo de La Plata, Omar Alegre, el Secretario General de la Asociación De Vareadores de La Plata, Hugo Verón, el Secretario General de la Asociación Gremial de Vareadores, Fernando Profeta, el Secretario General de la Asociación Gremial de Profesionales del Turf, Eduardo Ferro, el Secretario General de la Asociación del Personal de los Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina, Diego Quiroga, el Presidente del Circulo de Propietarios de Caballerizas y Tesorero de Criadores Argentinos de Sangre Pura de Carrera, Dr. Ricardo Levi, el Vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera, Dr Mariano Fragueiro Frías, el Presidente de la Cooperativa de Criadores de Sangre Pura de Carreras, Miguel Iguacel, en Representación de los Hipódromos, por parte del  Jockey Club Hipódromo de San Isidro el Presidente Miguel Crotto Sojo, por el Hipódromo Argentino de Palermo el Presidente de la Comisión de Carreras Antonio Bullrich, y por parte de la Cámara Argentina de Agencias de Turf el Presidente Rubén Destefano. En esta reunión se acordó buscar puntos en común para presentar ante las autoridades gubernamentales tanto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como de la Provincia de Buenos Aires, y a su vez frente a la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires y el Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires ante el Estado de Emergencia en que se encuentra la Actividad en la Actualidad.

Como punto principal Solicitamos a todas las Autoridades Competentes, no tomar ninguna medida que Afecte a la Industria del Turf antes de ser consultada y consensuada con la Mesa de Trabajo que quedó conformada el día de la fecha en Representación de la Actividad toda. 

Nos comprometemos a elevar propuestas y soluciones a las problemáticas que hacen que nos encontremos en una decadencia de la Industria que representamos, y que hace necesarias respuestas urgentes en Beneficio de una Actividad que genera Decenas de Miles de Puestos de Trabajo de Forma Directa y muchos más de Manera Indirecta a lo largo y ancho de la República. Esperamos la Comprensión y entendimiento por parte de las Autoridades y lo más pronto posible mantener reuniones para buscar una salida a la grave crisis que atravesamos. Consideramos de gran importancia la Unión lograda esta tarde por todos los Sectores de la Actividad y apostamos a consolidarla por el beneficio de todas las partes.

Departamento de Prensa 
Hipódromo Argentino de Palermo

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco


jueves, 11 de enero de 2018

Barbón y Golden Leaf adelantaron el duelo del domingo 

 


Favoritos del Clásico Enrique Meiggs (G2), clasificatorio al Longines Gran Premio Latinoamericano, encabezaron el cierre de entrenamiento para dicha competencia

En Monterrico ya se siente el ambiente de lo que será la primera carrera de clasificación para el próximo Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), la ‘Copa América del turf’, que este año tendrá como sede el Hipódromo de Maroñas en Montevideo, Uruguay. La carrera elegida para entregar el primer cupo es el Clásico Enrique Meiggs (G2 – 2.000 m) y los principales aspirantes al triunfo ya cerraron entrenamiento para la justa dominical.

Barbón, el gran favorito de la cátedra, puso punto final a su entrenamiento esta mañana con una pasada de 700 metros en 41s0, con remate de 11s2, de manera muy fácil, a pelo. Carlos Trujillo estuvo en la silla del pupilo de Jorge Salas y quedó muy satisfecho con el trabajo. “Era entendible que el ejercicio final debía ser suave porque el anterior apronte fue muy duro para él. Pero el caballo es valiente, pone parciales muy fuertes y pese a que lo llevé tranquilo, siempre estuvo ganoso. Creo que vamos a dar batalla este domingo”, sentenció el jinete.

En la otra orilla estuvo Golden Leaf, el segundo cotizado de la cátedra. Con Martín Chuan en lomos, pasó 600 en 35s4 de subida, saliendo del partidor eléctrico. “Le hemos buscado velocidades. Es un buen caballo, pero le falta venir mucho más cerca. En esa idea es que la salida del partidor le hará bien. Tampoco estuvo tan veloz al inicio, pero creo que el domingo entenderá que debe salir más rápido. Yo lo siento 10 puntos, como cuando ganó el Derby Nacional”, dijo tras bajarse del sillín.

Otros tres caballos también cerraron entrenamiento para esa competencia: Asfaloth con Carlos Ludeña 800 en 45s2 rematando de subida; Rey Gianluca con José Reyes 700 en 40s2 (11s2); y Cafarnaum con Aderlin Lizana 400 en 22s2.

El Clásico Enrique Meiggs (G2) fue programada como la décima competencia de la jornada dominical y que tendrá una bolsa de S/. 94.498 en premios para los cuatro primeros lugares del marcador. La partida está programada para las 5:50 pm.

ASÍ LLEGAN

Cafarnaum 400 metros en 22s2
Capital Van 400 metros en 23s4 saliendo del partidor eléctrico
Golden Leaf 600 metros en 35s4 de subida del partidor eléctrico
Rey Gianluca 700 metros en 40s2 (11s2)
Barbón 700 metros en 41s0 (11s2) muy fácil
Dixie Wave 800 metros en 45s0 (11s0)
Kodiak Boy 800 metros en 45s0 rematando de subida
Siempre Alerta 800 metros en 45s2 (11s0)
Asfaloth 800 metros en 45s2 rematando de subida

PREMIOS GANADOS

 
KodiakBoy S/. 795.762
DixieWave S/. 331.336
Barbon S/. 323.848
GoldenLeaf S/. 301.575
Cafarnaum S/. 224.898
Asfaloth S/. 157.248
ReyGianluca S/. 130.467
Fandiño S/. 118.126
CapitalVan S/. 87.597
MrInspiration S/. 61.173
SiempreAlerta S/. 10.820

RATING


Barbón 115
Dixie Wave 115
Golden Leaf 114
Capital Van 110
Rey Gianluca 110
Asfaloth 108
Cafarnaum 103
Siempre Alerta 103
Kodiak Boy 101
Fandiño 100
Mr Inspiration 90

http://www.hipodromodemonterrico.com.pe

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

miércoles, 10 de enero de 2018

El día a día de un jockey

 




Las carreras de caballos constituyen uno de los pasatiempos más antiguos del país. Muchas personas visitan a diario los hipódromos más grandes de la provincia de Buenos Aires, como el de Palermo, San Isidro y La Plata. Pero detrás de cada caballo y su cuidador, están los jockeys

El corredor de caballos es el gran partícipe de cada carrera, y es de quien menos se sabe su rutina.

Cómo entrena un equipo de fútbol se ve a diario en los grandes medios. Cómo entrena un tenista, también. En cambio de él no se ve nada, solo cuándo corre las carreras.

-Yo quiero un café con leche y dos medialunas. No, no puedo comer, mañana voy liviano.
-¿Qué es ir liviano?
-Mañana corro de 53 kilos. Hoy corrí de 57.
-¿Cómo haces para bajar cuatro kilos en un día?
-Te pones plomo.
-¿Ahora cuánto estás pesando?
-54, y tenés que conseguirte una montura de tres kilos, para equiparar el peso. El programa oficial dice 57 kg; si pesas 50, como algunos jockey, tenés que usar una montura de 7.

Así es como Wilson Moreyra comienza a dar pequeños detalles de la vida de los jockey. Los alimentos que deben comer, de qué deben cuidarse, los horarios que tienen para entrenar, y la rutina de cada día en los hipódromos, la previa, el durante y el después de cada reunión. No son iguales a los duendes que aparecen en el capítulo de Los Simpson, donde Bart y Homero tienen un caballo de carrera. Son personas que tienen una vida sacrificada al igual que cada deportista. Practican de lunes a lunes y corren de lunes a lunes y muchas veces llegan a correr 15 carreras por día. Comienzan desde muy pequeños y no hay una edad estipulada para el retiro; por ejemplo, el uruguayo Pablo Falero hoy tiene 51 años y sigue corriendo a la par de jóvenes de 18.

Los jockeys son corredores profesionales. Se preparan durante un tiempo determinado para poder ejercer su profesión. Empiezan desde chicos con una pasión que les inculcan sus padres, al igual que pasa con la mayoría de la gente en el fútbol. Como un niño llega a un club para probarse, se presentan en las escuelas de jockeys. Ahí adquieren todos los conocimientos necesarios, hasta que después de ocho meses comienzan a dar sus primeros pasos dentro de las carreras en hipódromos del interior, como Azul, Río Cuarto y Venado Tuerto, entre otros.

Como un entrenador observa a sus jugadores desde afuera de la cancha y trata de corregir los errores que cometen, con el dinero que ganan en esas carreras se compran el video de cada una para que sus profesores lo analicen y muestren las cosas que están haciendo mal o felicitarlos en caso de que estén creciendo. Luego pasarán a la famosa Reserva, ese paso antes de saltar a Primera. Ahí deberán ganar un total de 120 carreras para que puedan ser jockeys profesionales.

Los entrenamientos que se realizan en la villa hípica -lugar donde se alberga a los caballos tanto del interior como los de Buenos Aires- son la rutina diaria de cada uno. Levantarse temprano, alrededor de las 5:30, y salir a trotar. Luego, sacarán a galopar a los caballos que van a correr ese mismo día a la tarde o en los siguientes días. A diferencia de lo que se observa en televisión con un equipo de fútbol, en donde todos tienen el mismo conjunto, acá cada uno puede ir vestido como quiera.

Solamente es de uso obligatorio ponerse casco, la pechera de protección y usar pantalones largos. Por eso es llamativo verlos entrenar con chupines de jean y camperas de equipos de Argentina.

-¿Con la comida cómo hacés?.
-Trato de cuidarme lo mejor posible, porque hoy corrí en 57 kg, pero mañana tengo que correr en 53 así que esta noche no como.
-Esos dos kilos que tenés demás, ¿los bajás?
-Sí, me los saco.
-¿Cómo?
-Trotando y en el sauna. Me pongo cuatro remeras, dos mangas corta, dos mangas largas, una campera rompe viento y arriba un piloto. Abajo me pongo cuatro calzas, y un piloto de esos para las motos y salgo a trotar. Corro una hora. Después me meto al sauna que está a 70 grados y estoy 20 minutos. En esos 20 minutos te sacas un kilo, pero después tomas medio vaso de agua y subís 500 gramos. A lo mejor estuviste tres horas para bajar los dos kilos y después en un sorbo los aumentas.

Las carreras son con los partidos, el público se acerca a verlas, y si algún pingo llega a ser fija el domingo, “yo me juego entero, qué le voy a hacer”, como dice Carlos Gardel en su canción Por una cabeza.

Los jockeys deben estar una hora antes de que comience la primera carrera del programa oficial. Si es a las 15, deben llegar a las 14. Durante esa hora, tendrán que pesarse, se les tomará la presión, se les hará el control de alcoholemia y por sorteo, cinco deberán hacerse un control antidoping. Luego probarán las monturas que usarán, para que cada cuidador pueda ponerla en el caballo y ya se cambiarán para salir a correr.

Previo a salir a la rotonda de presentación, hay personas que giran a los caballos en un ovalo así los espectadores pueden mirarlos. Los jockeys recorren un túnel de 40 metros por debajo del edificio del hipódromo y salen como si fuera la salida de una chancha. Como están las mangas que poseen publicidades, aquí hay una pero de cristal con pequeños arbustos, acorde con el lugar. Una vez en la rotonda, se dirigen hacia donde están las fustas, su arma, como lo es la raqueta para un tenista. Ahí se fijan cuál está en mejor estado, como cuando vas a jugar al pool y tenés que elegir el palo, dependiendo de la tiza que tenga o si te queda corto o largo. Pasado ese pequeño ritual, charlan con los cuidadores de los caballos, escuchan algunas indicaciones sobre cómo correrlo y van hacia la pista, donde tratarán de ganar, para su propia alegría y la de todos.

Cuando termine la carrera, se bajarán, deberán pesarse, dejarán la fusta para que sea llevada nuevamente a la rotonda, saludarán a todas las personas alegres por su triunfo, o recibirán el insulto de los que estén enojados porque perdieron, mirarán la repetición de la carrera, irán a cambiarse y nuevamente repetirán el mismo ritual. Si es necesario, lo harán unas 14 veces.

En el fútbol, todos los jugadores, algunos desde muy chicos, tienen representantes, personas que les buscan clubes y son los encargados de todos los papeles. En el caso de los jockeys, no todos tienen. Solamente los más experimentados. Y al igual que en el deporte más popular de la Argentina, ellos serán los que se encargarán, en este caso, no de llamar a buscarle un club, sino de llamar a los cuidadores para conseguirle un caballo.

Los sueldos de los jinetes no es un dinero que aparezca en un contrato con el hipódromo. Porque ellos cobran el 10% del premio que obtenga el caballo. Si una carrera da 100.000 pesos en premios al primero, el jockey cobrará 10.000. Eso quiere decir que mientras más gane, mejor será para él. El hipódromo, además, da un incentivo de 500 pesos a aquellos que no obtuvieron premios por salir primero, segundo, tercero, cuarto o quinto, ya que hasta el quinto puesto hay premios.

Llegar a ser un jockey reconocido por todo el público y que todos los cuidadores te busquen para que corras sus caballos, va a depender de cada uno, en especial de cuántas carreras corras y cómo salgas en cada una de ellas. Moreyra, en lo que va del año, estuvo en alrededor de 830 reuniones contando los hipódromos de La Plata, San Isidro y Palermo. Esta tarde en Palermo, la última carrera la ganó por una cabeza.

Enzo Silva
Nota publicada el 21 de Diciembre de 2017
http://www.elequipo-deportea.com

By: Constanza Pulgar - De Turf Un Poco

De Turfe Um Pouco

De Turfe Um Pouco
Imprensa Internacional